martes, 9 de enero de 2018

TRENZA DE PUERRO, PAVO Y QUESO

Hola a todos!

Como vais con el nuevo año? Os habéis hecho nuevos propósitos? Que luego hay que intentar cumplirlos, eh!!!!

Yo ya he cumplido el primero. Me he apuntado a inglés!!! Los que me seguís sobre todo por Instagram (bueno, y los que me conocéis en persona, claro) ya sabéis que estoy buscando trabajo desde hace tiempo y, como de momento no sale nada, pues voy a aprovechar a apuntarme a inglés y eso que me llevo ganado.

En cuanto a Cookintoki, seguiremos buscando recetas saludables para el día a día. Ya sabéis que las que os pongo en el blog son las más “especiales” o bonitas pero, si me seguís en Instagram, allí pongo otras muchas de platos de diario a mi manera. Otro de los propósitos es, quizá, poner todas esas recetas también en el blog pero ya veremos.

Para empezar el año os traigo una idea súper fácil y que estéticamente queda ideal (aunque realmente no se tarda nada en hacer).

Trenza de puerro, pavo y queso.


Cuando empecé el blog os puse la trenza de chocolate. Bueno, pues esto es igual pero cambiando el relleno.

INGREDIENTES:
  • 1 placa de hojaldre rectangular
  • 2 puerros
  • 2-3 lonchas de pavo
  • 2-3 lonchas de queso
  • 1 huevo
  • Semillas para decorar 
Tanto las cantidades como el ingrediente en sí, se puede variar. Os quedará más o menos rellena (con estas cantidades queda bastante rellena de puerro) o con uno u otro sabor. Y la decoración igual. Podéis poner eso o cualquier otra cosa que se os ocurra. O incluso nada.

Lo primero que tenemos que hacer es cocer los puerros. Para eso, los lavamos, los cortamos en tiras y los ponemos en agua hirviendo unos 4-5 minutos. Sacamos, los pasamos a agua fría para cortar la cocción y los reservamos.

Precalentamos el horno a 180°-200° (en el paquete del hojaldre suele poner a 200 pero mi horno a veces se queda en 180 y queda bien en función del tiempo que esté).

Extendemos la masa de hojaldre. Os dejo unas fotos de cómo hacer los cortes, que luego hay gente que me pregunta. Entiendo que explicar esto, sin verlo, es más difícil de entender de lo que parece. 


Hacemos 3 marcas a lo largo con el cuchillo SIN CORTAR. Los dos rectángulos que quedan a los lados los dividimos en tiras oblicuas (AQUÍ SÍ CORTAMOS).

En la franja que nos queda en el centro, ponemos nuestros ingredientes. Yo he puesto primero queso, luego pavo, después el puerro y, por último, un pelín más de queso.

Después vamos a ir cerrando la trenza pasando cada una de las tiritas que hemos cortado hacia el centro alternativamente.

Por último, pintamos la trenza con un huevo que hemos batido previamente y echamos unas semillitas por encima.



Metemos al horno. Yo lo he tenido 20 minutos a 180°. Estad atentos que no se quede poco hecho o muy dorado. Ya sabéis, el mundo de los hornos es inescrutable…

Sacamos, dejamos enfriar un poco y a comer!!!!

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 
Ane




jueves, 28 de diciembre de 2017

ROSCÓN DE REYES

Hola a todos!!!

Y ya casi....Feliz Año Nuevo!!!!

Ya estamos casi acabando el año así que os traigo una receta muy propia para la fecha y con unos días de antelación para que os de tiempo a procesarla bien por si os animáis a hacerla.

El Roscón de Reyes!!!!!


No es una receta muy difícil pero lleva tiempo y hay que leérsela bien para seguir todos los pasos y los tiempos correctamente.

Con la receta que os voy a contar que, obviamente, no es mía, os salen dos roscones de rechupete. Antes de llegar a ella, usé otras y no hay color. Esta es la mejor!!! Es la de Webos Fritos. Yo os la cuento a mi manera pero podéis entrar en su web que además ellos tienen un vídeo explicativo.

INGREDIENTES:

Para la masa de arranque:
  • 70 g de leche entera (sí, gramos)
  • 10 g de levadura fresca de panadería (yo uso Levital, que está en la zona de los hojaldres refrigerados en el súper)
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 130 g de harina de fuerza
Para la masa:
  • 60 g de leche entera
  • 70 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2 huevos (yo he usado tamaño L aunque en la receta original pone medianos)
  • 20 g de levadura fresca de panadería
  • 25 g de agua de azahar (yo uso Aroma de Azahar de Vahiné, que podéis encontrar en el súper)
  • 450 g de harina de fuerza
  • 1 pizca de sal
Para el azúcar aromatizado:
  • 120 g de azúcar glacé
  • Medio limón
  • Media naranja
Para decorar:
  • 1 huevo
  • Azúcar con un pelín de agua
  • Almendras laminadas
Antes de empezar y viendo que son muchos pasos e ingredientes, es mejor que os organicéis un poco y tengáis juntos los ingredientes que se usan en cada parte para no liaros y mezclar las cantidades. Que el desastre sería total!!!

Empezamos con el azúcar aromatizado. Simplemente es tamizar el azúcar glacé y rallar encima la piel de medio limón y de media naranja y mezclar un poco para que coja el aroma.
Os pongo algunas fotos del proceso para ayudaros a visualizarlo todo.


Seguimos con la masa de arranque.

Templamos un poquito la leche (unos segundos en el microondas) y desmenuzamos la levadura en ella. Revolvemos un poco para que se deshaga.

Mezclamos esto con el azúcar (la cucharadita de azúcar,no el aromatizado) y la harina, previamente tamizada, y amasamos y hacemos una bola.

En un bol grande, ponemos agua templada y metemos la bola dentro. En unos 10 minutos flotará y estará lista para usar.

(la masa de arranque hecha bola y metida en el agua)

Masa principal

Hacemos lo mismo que antes con la leche. La templamos y desmenuzamos la levadura en ella. Removemos.

Tamizamos toda la harina.

Mezclamos todos los ingredientes, es decir, la harina, los huevos, la mantequilla, la pizca de sal, el agua de azahar, la leche con la levadura, el azúcar aromatizado del principio (el glacé con las ralladuras) y la bola de masa de arranque (la que hemos hecho en el paso anterior).


En la foto veis todos los ingredientes en el bol de la amasadora antes de empezar a amasar.

Llegados hasta aquí, si tenéis batidora-amasadora con gancho, pues os va a ahorrar un rato de trabajo. Si no, tendremos que amasar todo a mano (que también sale, pero lleva más rato).

Cuando hemos mezclado todo bien, ponemos la masa sobre una mesa, tabla grande, encimera, lo que tengáis… y a amasar!!!. Conviene echar un pelín de aceite sobre la mesa para que no se pegue.

Cuando tengamos una masa que no se nos pega a las manos y elástica, hacemos una bola, la metemos en un bol grande (o lo que tengáis) y lo tapamos con papel film. Lo dejamos que repose por lo menos 5 horas para que doble su tamaño (así que calculad bien el tamaño del bol).


(Así queda la bola antes de meterla en el bol y dejarla las 5 horas)

Al bol también le hemos puesto una gotita de aceite y la hemos esparcido con la mano e incluso también se lo echamos al papel film para que cuando crezca no se pegue a él.

No hace falta darle un calor especial ni nada pero tampoco tengáis una ventana abierta si fuera hace 1 grado justo al lado del bol. Que esté resguardadito y al calorcete de casa.

Cuando pase este tiempo y la masa haya doblado su volumen, la sacamos, la dividimos en dos y hacemos dos bolas un poco bonitas (que queden lisitas, sin grietas, …) que dejamos reposar 5 minutos.

Después, cogemos cada bola y, con delicadeza, hacemos con los dedos un agujero en el centro y le vamos dando forma de roscón, estirando poco a poco.

Tenemos que preparar dos bandejas (a poder ser que se puedan meter las dos al horno) con papel de horno para dejar los dos roscones ya reposando.

Para que el agujero no se deshaga (ya que ahora van a volver a crecer y podría pasar), tenéis que poner en el hueco un aro de emplatar o un recipiente redondo pequeño que aguante el calor del horno. O una flanera, por ejemplo. Cosas así, redonditas.


(Aquí uno de los roscones antes de las dos horas que vamos a dejarlos creciendo)

Dejamos los dos roscones en sus bandejas, los tapamos un poco (yo aquí los suelo tapar con un trapo) y dejamos que crezcan durante 2 horas como mínimo.


(Aquí uno de los roscones después de las dos horas reposando)

Cuando pase este tiempo, vamos precalentando el horno a 180°-200°. Yo lo suelo hacer a 180 (aunque en la receta original pone 200). Pero ya sabéis cómo es el mundo de los hornos. Con esa temperatura en el mío vale.

Pintamos los roscones con huevo batido y les echamos, en mi caso, almendra laminada (no me van las frutas confitadas) y azúcar que hemos humedecido con un par de gotas de agua (sólo hay que removerla y ponerla por encima del roscón con la mano). Metemos al horno y yo los suelo tener unos 15 minutos. Al de 10 minutos o así, les suelo poner un papel de aluminio por encima para que la parte de arriba no se tueste mucho (todo esto puede que no sea necesario en función de vuestro horno, eso ya lo iréis viendo).

Sacamos, dejamos reposar y a partir de aquí, rellenamos o no en función de vuestros gustos!!!


Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki.  Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki
En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 

Ane


jueves, 21 de diciembre de 2017

APERITIVOS NAVIDEÑOS 2ª PARTE

Hola a todos!

Como os comenté hace dos posts, hoy os traigo la segunda parte de los aperitivos navideños. Estos son un pelín más elaborados que los de la otra vez (que eran hiper fáciles) pero, aun así, se pueden hacer sin problemas.

No me extiendo mucho en la presentación, que si no nos va a quedar un post gigante. Antes de empezar, aprovecho para desearos Feliz Navidad y Feliz Nochebuena. Ya la semana que viene, nos deseamos Feliz Año y esas cosas, cada cosa a su tiempo!

BRANDADA DE BACALAO (con estas cantidades me salieron 9 pintxos, pero depende del tamaño que los queráis hacer, que los míos eran grandecitos)

  • 250 g de bacalao desalado
  • 1 patata grande
  • 70 ml de leche (yo he usado entera)
  • Perejil (yo he usado de bote, no tenía fresco, pero si tienes mejor)
  • Zumo de limón (con 1 limón suficiente, aunque yo no lo he usado entero)
  • Aceite y sal
  • Panecillos o lo que vayáis a usar para la presentación
Ponemos a cocer la patata como hagamos normalmente.

Limpiamos el bacalao en caso de que tuviera alguna espina o piel. En mi caso, compré una bandeja de bacalao desalado a la que no tuve que quitar nada, estaba limpísimo. Lo cortamos en taquitos.

Echamos aceite en una sartén hasta cubrir el fondo. Pelamos y cortamos un diente de ajo en un par de trozos y lo ponemos en la sartén a fuego medio. Echamos el bacalao y lo dejamos que se vaya haciendo, mientras removemos de vez en cuando. No tenemos que freírlo a fuego fuerte sino dejar que se vaya haciendo poco a poco, confitándose. Yo lo habré tenido unos 15 minutos, pero es ir viendo.

Cuando está hecho quitamos del fuego.

Pelamos la patata y la echamos en trozos en el vaso de la batidora. Echamos también al vaso el bacalao sin el ajo (que debemos apartar antes) y la leche. Trituramos.

Podéis echar la leche poco a poco para ir viendo la textura. Yo eche 70 ml pero podéis echar más o menos si queréis que quede más o menos líquido.

Para la salsa verde, simplemente hay que mezclar un poco de aceite con perejil y zumo de limón. También es un poco al gusto. Yo empiezo echando un 2-3 cucharadas de aceite, un poco de perejil, un poco de zumo y un pelín de sal, remuevo y voy probando hasta que encuentro el punto que me gusta. A mí, en concreto, no me gusta que sepa demasiado a limón, así que cuidado con el zumo.

Para presentarlo, lo podéis hacer de la manera que queráis. Yo he usado dos cucharas y he ido cogiendo porciones de la masa y haciendo como una especie de óvalos, como si fueran croquetas y las he puesto en los panecillos que veis en las fotos. Y por encima les he echado un poquito de la salsa.


VOLOVANES DE PATÉ DE ANCHOA (para unas 20 unidades aprox)

  • 60 g de anchoas escurridas (en mi caso, dos latitas)
  • 1 lata de atún ( creo que era de 80 g pero escurrido se queda en 50-60)
  • 3 huevos (2 enteros y la yema de otro)
  • ½ cucharadita de kétchup
  • 70-100 g de nata de cocinar (depende si queréis más o menos denso, yo esta vez puse 70)
  • Volovanes o lo que vayáis a usar para la presentación
Hacer paté casero es súper fácil y de verdad que queda riquísimo. En el blog Webos Fritos, que es uno de mis blogs de cabecera, tenéis varias recetas de paté. Yo empecé a hacer ésta siguiendo ese blog y queda ideal. Las cantidades las he variado respecto a su receta e incluso respecto a otras veces que he hecho yo misma. Lo importante es que quede una textura buena de paté y que sepa al ingrediente principal.

Cocemos los huevos como hagamos normalmente.

Sacamos las anchoas de sus envases, sin tirar el líquido. Las ponemos en un colador debajo del grifo de agua fría. Las limpiamos, las escurrimos y las volvemos a dejar en su propio líquido.

Cuando hayamos cocido los huevos y ya estén un poco fríos, los pelamos y los echamos al vaso de la batidora. Dos enteros y la yema del tercero. Echamos el atún escurrido, el kétchup, la nata y las anchoas sin líquido. Trituramos.

Cuando hayamos acabado debemos dejarlo reposar en la nevera unas dos horas por lo menos. Yo lo he dejado metido en una manga pastelera ya que después así lo iba a echar en los volovanes.

Para ello, he usado una manga desechable, sin boquilla. Ponemos el paté, cortamos la punta de la manga y, después de haber estado las dos horas en el frigo, vamos echando en los volovanes de manera que quede un poco bonito.

Por encima he puesto unas huevas de capelán.



BLINIS DE SALMÓN Y QUESO o de lo que queráis (para unos 20 unidades aprox)


  • 1 huevo
  • 175 ml de leche entera
  • 125 g de harina
  • 40 g de mantequilla blandita
  • 40 g de azúcar
  • ½ sobre de levadura tipo Royal
  • una pizca de sal
  • Salmón ahumado, queso crema y eneldo en mi caso (pero le podéis poner lo que queráis)

Ponemos en un bol (o en el vaso de la batidora) la harina y la levadura previamente tamizadas. Echamos también el azúcar y la sal. Mezclamos.

Echamos la leche, el huevo y la mantequilla (que debe estar blandita). Batimos bien hasta que sea una masa homogénea. Tapamos con papel film y metemos a la nevera media hora por lo menos.

Cuando haya pasado este tiempo, echamos un poco de aceite en una sartén a fuego medio-bajo (mi placa tiene hasta el 9 y yo los he hecho al 4, aunque hay que esperar a que esté caliente). Más que echar aceite es engrasarla un poco. Echamos una cucharada de la masa, le damos forma redondita con la propia cuchara, esperamos un segundos (unos 20 segundos), le damos la vuelta, esperamos otra vez esos 20 segundos y ya está. Y así con toda la masa. También podéis hacerlos más grandes o más pequeños. Yo he usado una cuchara normal pero podéis echar dos cucharadas o la mitad, eso ya depende de lo que queráis.

Lo mejor es que los primeros sean de prueba, porque os quedarán poco hechos o quemados o un poco feos y así vais viendo cómo hacerlos con vuestras sartenes y placas (que yo os puedo decir tantos segundos, pero igual vosotros necesitáis más o menos). De hecho, en casi todas las recetas que he leído de blinis los tienen casi un minuto por cada lado, pero a mi se me hacen demasiado. No sé si será por el fuego o porque los hago finitos, vete a saber... Es cogerle el truco, pero sí que es verdad que al principio cuesta un poco. Los primeros que hago yo también son horrorosos, jaja.

Para la presentación, he puesto un poco de queso crema mezclado con un poco eneldo y un poquito de salmón por encima. Y otro poco de eneldo por encima de todo.

Espero que os hayan gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 
Ane





domingo, 10 de diciembre de 2017

TURRÓN DE CHOCOLATE

Hola a todos!!

Aquí seguimos con las recetas navideñas!

Hoy os traigo el básico de los básicos. El turrón. Pero el de chocolate, que es el que más me gusta. Ese turrón de chocolate crujiente crujiente…ese, ese…pues ya lo podéis hacer en casa en menos de lo que canta un gallo.



Los ingredientes para el turrón de chocolate son muy sencillos pero sí que es verdad que necesitaréis un molde de turrón para hacerlo. En cualquier tienda de repostería tenéis (o en tiendas que tengan un apartado de cocina). Suelen ser de silicona aunque yo para esta vez compre unos de plástico duro, por recomendación de la chica que lleva una tienda aquí en Bilbao, a la que suelo ir (gracias Miren) y la verdad que para este tipo de turrón van genial.

Los míos son estos de Ibili y los he comprado en Lord Cupcake (por si vivís en Bilbao, os podéis pasar por allí).
  • INGREDIENTES (para dos tabletas):
  • 150 g de chocolate negro
  • 125 g de chocolate con leche
  • 60 g de arroz inflado tipo “Choco Krispies”
  • 50 g de manteca de cerdo (yo he usado Legado Ibérico de El Pozo)

Es tan fácil como trocear los dos tipos de chocolates y la manteca de cerdo y echarlos en un cazo. Calentamos poco a poco para que se derrita todo y removemos bien hasta que no queden grumos.

También se puede hacer en el microondas y supongo que quedará igual de bien, pero no lo he probado con este turrón.

Cuando esté todo bien mezclado, lo sacamos del fuego. Yo lo he echado en un bol y he echado los choco krispies. Removemos bien y echamos la mezcla en los moldes de turrón.

Metemos a la nevera, por lo menos dos horas.

Y ya está! Desmoldáis y a comer! A ver cuánto os dura!


Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Ane







jueves, 7 de diciembre de 2017

3 APERITIVOS NAVIDEÑOS FÁCILES

Hola a todos!

Hoy os traigo el primer post de aperitivos navideños. Y digo el primero, porque espero que, al menos, haya un segundo. Con lo que queda de diciembre, yo creo que aún me dará tiempo. Pero ya veremos…

Estaba en duda entre hacer un post con 3 aperitivos o un post para cada. Pero si hacía esto último, me daba la sensación de que os iba a bombardear un poco demasiado en diciembre a posts. Que también tengo que pasaros el del turrón de chocolate que tengo ya listo (el turrón, no el post). Así que no me alargo más y os cuento.

CUCHARITAS DE HOJALDRE


INGREDIENTES:

  • 1 placa de hojaldre rectangular

Ya??? Eso es todo???? Pues sí!

Si sabéis hacer hojaldre casero pues podéis usarlo, claro. Y además estará más rico. Pero yo os digo como se hace la receta fácil que ya tendréis bastante lío esos días.

Extendemos el hojaldre. Yo le suelo pasar con un rodillo siempre para estirarlo y aplanarlo un poco más.

Precalentamos el horno a 180°.

Necesitamos cucharitas de postre. Cogemos una, la vamos poniendo encima del hojaldre y, con un cuchillo, vamos cortando siguiendo la forma de la cucharilla, hasta completar el hojaldre.

Cuando estén listas, las ponemos en una bandeja de horno. Tenemos que meter cada cucharilla de hojaldre con una cucharilla de postre encima que, además, debemos haber presionado un poco para que haga la forma del hueco de la cuchara.

Las tenemos unos 10 minutos o hasta que veáis que están doraditas.

Tened cuidado luego al manipularlas, que son bastante frágiles. El relleno a vuestro gusto: unos patés, una crema de algo, un picadito de marisco, chatka, lo que se os ocurra…



CÓCTEL DE GAMBAS Y AGUACATE

Yo hice para dos personas, así que seguramente tendréis que adaptar las cantidades, dependiendo de cuantos seáis. Y, de todas formas, es un plato en el que podéis poner las cantidades que queráis en función de vuestros gustos. Incluso la salsa, que vais echando y vais probando. Yo la hice a ojo también.


INGREDIENTES:
  • unos 150 g de gambas (pueden ser frescas, congeladas, lo que os venga mejor…)
  • 1 aguacate
  • 1 tomate
  • 1 puñado de lechuga
  • 3 cucharaditas de mayonesa
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • Eneldo al gusto
  • “Caviar” (Huevas de capelán y lumpo)
Por un lado, freímos las gambas hasta que estén hechas y reservamos. Las mías eran pequeñitas así que no hizo falta ni picarlas luego. También depende del tipo de copa que vayáis a usar para servir. Igual os caben unas pedazo de gambas!

Por otro lado, picamos el tomate en daditos. El aguacate igual y la lechuga en trocitos pequeños.

Para la salsa mezclamos la mayonesa, la mostaza de Dijon y un poco de eneldo (al gusto).

Para montar la copa, yo he puesto en la base la lechuga, luego he cogido casi todos los ingredientes menos unos pocos de cada y los he mezclado bien con casi toda la salsa. Los echamos a las copas.

El resto de los ingredientes y el restito de salsa lo mezclo después para que esta última parte no quede con tanta salsa y en la parte de arriba de la copa se vean mejor los ingredientes (esto último es solo para hacer bonito, que puedes mezclar todo a la vez y echarlo).

Por último, echamos otro poquito más de eneldo por encima y un poquito de “caviar”.


MINI NAPOLITANAS DE CEBOLLA Y QUESO Y DE CECINA Y QUESO 


INGREDIENTES:
  • 1 placa de hojaldre rectangular
  • 2 lonchas de cecina
  • 2 lonchas de queso (el que queráis)
  • Cebolla caramelizada (en este caso he usado un bote de la marca Ibsa pero podéis hacerla en casa si os apetece)
  • Queso de cabra
  • Semillas
  • Perejil
  • 1 huevo
Precalentamos el horno a 180°.

Con esta placa de hojaldre he hecho la mitad de un tipo y la otra mitad de otro y me han salido unas 22 mininapolitanas.

He dividido el hojaldre en 3 a lo ancho ( o es a lo largo??, bueno, he medido el lado más largo y lo he dividido en 3) con un cuchillo para que me quedaran 3 rectángulos grandes iguales.

En uno de ellos he puesto cebolla caramelizada a lo largo de todo el rectángulo y queso de cabra desmigado. Lo ponemos en el centro del rectángulo, haciendo una columna de arriba abajo y después doblamos primero de un lado hacia dentro y después el otro lado, como si estuvieras tapándolo. Y quedaría como una especie de rulito pero rectangular.

En otro de los rectángulos, ponemos cecina (la cortamos en tiras o en trocitos, como os apetezca) también a lo largo y algún queso, el que queráis. Yo en este caso he puesto mozzarella, que es el que tenía en casa esta vez. También en trocitos, vamos poniendo por todo lo largo. Y hacemos lo mismo que en el anterior. Tapamos de un lado y tapamos del otro.

En el tercer rectángulo, hacemos lo mismo, sólo que esta vez he puesto mitad de la mezcla de cebolla y queso y mitad de la mezcla de cecina y queso.

Cuando acabemos, tenemos que darles la vuelta, para que el “doblez” quede en la parte de abajo, en la que no se ve, y tenemos que pintarlos con un huevo que hemos batido previamente. Podemos pintar los 3 rulos y cortar después en cuadraditos (para hacer las mini napolitanas) o cortar primero y pintar después.

Por último, yo lo que he hecho ha sido echar unas semillitas (pipas, lino, sésamo u otra cosa que queráis) encima de los de cebolla y perejil encima de los de cecina.

Ponemos en la bandeja de horno y los metemos unos 15 minutos o hasta que veamos que están doraditos.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki . En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 

Ane

martes, 28 de noviembre de 2017

TARTA DE MANZANA

Hola a todos!

Ya estoy a tope pensando/haciendo cositas de cara a la Navidad. Hemos empezado con algunos aperitivos, estoy ya practicando el roscón, también el postre que os puse hace un par de semanas (que tenía una estética bastante navideña), etcétera.

Peeero hoy os traigo otro postre, que tenía ganas de atacar hace tiempo porque, sorprendentemente (y ahora veréis porque) nunca había hecho.

Tarta de manzana!


Sí, sí, nunca había hecho una hasta ahora. Uno de los motivos es que a mí no me gusta nada. Es así. Ni la mía. La he probado (para confirmar que la receta que os pongo no sepa a rayos) y lo siento. Me la podría comer...si amenazaran de muerte a alguno de los míos, quizá, ajajaj. Pero he tenido dos catadores que me han dicho que estaba buena así que aquí esta. A ver, que yo sé que sabía bien pero, aunque me hubiera quedado la mejor tarta de manzana del mundo de las tartas de manzanas, tampoco me gustaría.

He descubierto que el mundo de las tartas de manzana es bastante amplio. La puedes hacer modo bizcocho, con hojaldre finita, con cremas, tipo flan… Mil formas. La que os traigo hoy es muy, muy sencilla y queda de textura como si fuera un pudding. Es una receta que encontré por internet (en Tapitas y Postres) aunque las cantidades las he adaptado un poco para conseguir hacerla con medidas más o menos redondas y que sean fáciles de recordar. La receta original era con vasos, pero me da un poco de miedo que “sus” vasos no sean como los míos, jaja.

INGREDIENTES:
  • 6 manzanas (yo he usado Golden y no muy grandes)
  • 200 g de leche entera (sí, gramos, era un vaso de leche, pero como cada uno tendréis un vaso diferente, pues os lo pesé y va en gramos)
  • 150 g de harina
  • 200 g de azúcar
  • Mermelada para pintar la tarta. Podéis usar la que queráis. Yo he usado de ciruelas porque es la que tenía en casa

Precalentamos el horno a 180°.

Pelamos 4 manzanas, troceamos y trituramos con la batidora. Echamos después la leche y el azúcar y batimos. Llegados a este punto, a mí no me cabía mucho más en el vaso de la batidora, así que lo pase a la amasadora grande. Si os cabe, lo podéis hacer todo en la batidora. Si no os cabe y no tenéis algo más grande, pues en dos tandas o a mano.

Después de las manzanas, azúcar y leche, echamos la harina previamente tamizada y acabamos de mezclar bien.

Engrasamos un molde (a poder ser desmoldable) de 20 cm de diámetro y echamos la mezcla.

Pelamos las otras dos manzanas y las cortamos en rodajitas para ponerlas después encima de la mezcla haciendo un poco bonito.

Metemos al horno durante una horita más o menos. Yo lo he tenido una hora exacta.

Sacamos, dejamos enfriar y desmoldamos. 


Finalmente pintamos la tarta con la mermelada.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,
Ane







.

jueves, 23 de noviembre de 2017

GARBANZOS ESPECIADOS

Hola a todos!

Ya sabéis que desde hace un tiempo estoy intentado incluir alimentos más saludables en mi recetario. Eso no quita para que sigamos haciendo postres y tartas pero lo que intento es incluir comida más “sana” en la comida del día a día.

Os recomiendo que sigáis mi Instagram, que allí es donde cuelgo fotos de lo que hago prácticamente cada día. No todas las recetas las pongo en el blog. En él intento poner las dulces y algunas saladas que considero más “especiales” y no la comida de diario (si no, tendría que hacer varios post a la semana!!!). Pero por Instagram (y, en menor medida, por Facebook) podéis verlas y coger ideas. Esta semana, por ejemplo, hice un arroz con berenjenas al curry riquísimo. O incluso comidas hiper sencillas que no requieren casi cocinar, pero que si no las ves en una foto igual ni se te ocurre hacer (a mí me pasa eso muchas veces, por eso sigo a tanta gente que me inspira un montón).

Lo que os traigo hoy son unos garbanzos especiados, que os puede servir para picar entre horas si no os podéis aguantar y no queréis caer en tentaciones menos saludables, para acompañar a una cervecita porque sí o, incluso, para aderezar otras comidas como una ensalada, una crema o lo que os apetezca. 


INGREDIENTES:
  • 200 g de garbanzos cocidos (de los de tarro de cristal de toda la vida)
  • Comino
  • Ajo en polvo
  • Curry
  • Pimentón dulce
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen 

La receta es súper sencilla. Yo he usado 200 gramos de garbanzos porque los otros 200 del tarro (que era de 400) los usé para hacer hummus (que me encanta y que, por cierto, tenéis la receta aquí). Pero por supuesto, podéis usar la cantidad que queráis.

Y en cuanto a las especias, habré usado como media cucharadita de postre o un pelín más de cada una. Pero también es un poco al gusto, depende si os apetece un sabor más suavecito o más cañero. De hecho, después de comérmelos he decidido que el próximo día les voy a poner un poco más. También las especias son un poco al gusto, podéis poner otras, más, menos, lo que veáis. Es ir probando!!!


Precalentamos el horno a 180°. Sacamos los garbanzos del tarro, les quitamos el líquido y los lavamos con agua.

En un bol, mezclamos todas las especias con el aceite y la sal. Echamos los garbanzos y lo removemos bien para que cojan bien toda la mezcla.

Cubrimos una bandeja con papel de horno y ponemos los garbanzos y metemos al horno unos 40 minutitos. Estad atentos que no se os churrusquen demasiado!

Sacamos, dejamos enfriar y comemos! O, si queréis, los podéis guardar en un recipiente hermético.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 

Ane