miércoles, 25 de abril de 2018

BRAZO DE GITANO DE CHOCOLATE Y NATA

Hola a tod@s!

Lo que me está costando últimamente escribir los posts! Bueno, más que escribirlos, encontrar tiempo para hacer recetas un poco chulas.

Como algunos ya sabréis, he empezado a trabajar unas horas a la semana y me estoy reorganizando un poco. Y si además añadimos alguna receta que no salió como debía, estar con la peque en casa y demás, pues eso se traduce en varios días sin aparecer por aquí. Pero ya sabéis que en Instagram siempre estoy…

Hoy vamos a hacer un BRAZO DE GITANO DE CHOCOLATE Y NATA. 



La elección de este postre no ha sido casual. Este fin de semana tenemos una comida en un txoko y tenía intención de llevar el postre, así que pensé en hacer algo que ya hubiera hecho antes pero dándole una vuelta. Hace tiempo publiqué la receta del BRAZO DE GITANO SENCILLO, así que la idea es parecida pero un poco más elaborada (tampoco mucho más). Es un brazo de gitano donde el bizcocho va a llevar un poco de cacao, el relleno es de nata con un pelín de vainilla y va cubierta con un glaseado de chocolate. Para gustos colores, pero a mí me parece que está súper rico. Así que vamos con los ingredientes!!! (nota: no os preocupéis chicos, este no es el que llevaré, haré otro!)

INGREDIENTES

Para el bizcocho:
  • 4 huevos tamaño L 
  • 100 g de azúcar + 2 cucharadas más
  • 80 g de harina 
  • 20 g de cacao en polvo sin azúcar Pedro Mayo
  • 8 g de levadura tipo Royal (como ½ sobrecito) 
  • Un poco de azúcar glacé 
Para el relleno:
  • 300 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 20 g de azúcar glacé 
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla 
Para el glaseado:
  • 100 g de chocolate negro para repostería (yo uso el de Nestlé)
  • 100 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 20 g de mantequilla sin sal
  • Fideos de chocolate (o lo que os apetezca para decorar) 



Empezamos por el bizcocho, que se hace igual que el del brazo de gitano que os puse la otra vez, sólo que sustituimos un poco de la harina por un poco de cacao. Pero os lo vuelvo a poner.

Precalentamos el horno a 180°.

Separamos las yemas de las claras. Por un lado, tenemos que batir las yemas con las dos cucharadas de azúcar hasta que estén claritas y reservamos. Por otro lado, tenemos que montar las claras a punto de nieve.

Cuando las claras ya estén montadas, vamos echando los 100 g de azúcar poco a poco mientras seguimos batiendo.

Cuando esté todo bien mezclado y las claras bien montadas, añadimos la mezcla de las yemas y lo mezclamos con una espátula de silicona, poco a poco, procurando que las claras no se bajen.

Cuando esto último ya esté, añadimos la harina junto con la levadura y el cacao, que previamente hemos tamizado. También lo añadimos con la espátula de silicona, con movimientos suaves y envolventes para que las claras no se bajen.

Engrasamos la bandeja del horno, ponemos encima papel de horno y echamos la mezcla. Os quedará muy finita. De eso se trata. Metemos al horno y lo dejamos unos 10 minutos.

Cuando lo saquemos, con una espátula, separamos las esquinas.

Tenemos que tener preparado otro papel de horno cubierto de azúcar glacé. Volcamos nuestra plancha de bizcocho sobre este papel y quitamos el papel que lo cubre (el que estaba en el horno).

Nota: en vez de volcarlo sobre el papel, si creéis que es más fácil hacerlo de otra manera, como por ejemplo, poniendo una tabla encima y dando vuelta como si estuvierais dando vuelta a una tortilla de patatas, adelante!

Hacemos un rollo con el bizcocho y el papel sobre el que lo hemos volcado y lo dejamos así hasta que enfríe. 

Mientras se enfría el bizcocho, preparamos el relleno. 



Simplemente tenemos que montar la nata. Cuando esté un poco montada, añadimos el azúcar glacé y la cucharadita de vainilla y acabamos de montar. Tiene que quedar bien firme.

Para montar bien la nata, lo ideal es que tanto la nata como el bol y las varillas con las que la vayas a montar estén bien frías.

Cuando el bizcocho esté frío, deshacemos el rollo y añadimos toda la nata por encima con una espátula. Volvemos a hacer el rollo (ya sin el papel de horno por medio) y lo dejamos encima de una rejilla (la del horno nos vale), que habremos puesto encima de una bandeja cubierta con papel de horno (la bandeja del horno también nos vale).

Ahora ya, por último, hacemos el glaseado de chocolate. Es muy sencillo. Ponemos en un bol el chocolate troceado junto con los 100 ml de nata y lo metemos al microondas a máxima potencia en intervalos de 30 segundos para que no se queme el chocolate. Es decir, metemos 30 segundos, sacamos y removemos y así hasta que removiendo ya podamos derretir todo. Con un par de tandas de microondas, en mi caso, ha sido suficiente.

Cuando esté deshecho el chocolate, añadimos la mantequilla y, con el propio calor del chocolate y removiendo, se deshará.

El glaseado lo echamos poco a poco por encima del brazo de gitano, cubriéndolo bien. El sobrante que cae por los lados, caerá sobre el papel de horno que hemos puesto en la bandeja.

Para finalizar, yo he echado unos fideos de chocolate pero podéis echar lo que más rabia os dé!

Dejamos reposar un poco, hasta que el chocolate acabe de caer y, con una espátula por cada lado (o lo que tengáis en casa, una espumadera por ejemplo), trasladamos el brazo de gitano a un plato, fuente, etc… y lo metemos al frigorífico unas horas para que el chocolate acabe de enfriarse. Yo, de hecho, lo he tenido toda la noche. Y lo he mantenido guardado en el frigorífico todo el rato por el relleno de nata (si es que no os lo coméis de una sentada).

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día. 

Besos, 
Ane



miércoles, 4 de abril de 2018

COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE

Hola!!! Ya he vuelto!!

Después del parón de Semana Santa, ya estamos de nuevo en el blog.

El primer día después de las vacaciones lo he dedicado, entre otras cosas, a cocinar. He hecho algunos platos saludables que comeremos durante la semana, como, por ejemplo, crema de brócoli y tomate para dos días. También he dejado cocidas unas vainas para tenerlas ya preparadas para otro día, arroz con pollo al curry con leche de coco (de este plato tenéis la receta en el blog y el paso a paso en las Stories Destacadas en Instagram), etc. Y, además, por fin, he hecho mi primera receta del libro de Anna Olson que me regalaron en Navidades!

Teniendo en cuenta que han pasado 3 meses, ya era hora!

Era difícil elegir entre tanta receta pero al final me he decidido por las COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE. 


Este tipo de galletas me encantan y sigo en la búsqueda de una receta que, cuando las coma, muera de amor. En el blog ya puse hace tiempo una receta de galletas de chocolate de la que no estaba 100% satisfecha. Estas no son galletas de chocolate sino galletas con chips de chocolate, que se acercan más a lo que busco en mi camino galletil. Son muy fáciles de hacer, así que os cuento la receta!

COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE

(Yo las he hecho bastante grandes y me han salido 16, podéis hacerlas pequeñitas y tener unas 30. La autora del libro pone que, con estas medidas, pueden salir hasta 3 docenas. Debe ser que allí por Canadá las hacen muy pequeñas y no tienen hambre, jaja)

INGREDIENTES: 
  • 115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 105 g de azúcar moreno
  • 50 g de azúcar blanquilla
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 185 g de harina de trigo
  • 20 g de maicena (en la receta original pone 2 cucharadas, yo he echado algo menos, aunque claro depende de las cucharadas de cada uno...)
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 100 g chips de chocolate ( o los que queráis)


Precalentamos el horno a unos 170-180°.

Mezclamos la mantequilla, que debe estar blandita, con el azúcar moreno y el azúcar blanco, hasta que quede una masa homogénea.

Añadimos la vainilla y el huevo y seguimos mezclando.

En otro bol mezclamos la harina, la maicena, la sal y el bicarbonato.

(Nota: en esta receta no indica que tamicemos la harina, cosa que yo hago siempre, así que he probado a no hacerlo y queda bien. Pero si os apetece tamizar, pues a tamizar se ha dicho! Aunque dudo que os apetezca…)

Unimos las mezclas de los dos boles y mezclamos. 

Echamos los chips de chocolate y mezclamos. Yo reservo unos pocos para poner encima de cada galleta antes de meter al horno, para que se vean bien.

Preparamos una bandeja de horno con papel sulfurizado.

Para hacer las galletas no hay que hacer bolitas ni nada. Con una cuchara normal (no cucharilla, sino cuchara) cogemos porciones de la masa y las ponemos sobre el papel (pero ya os he dicho antes que podéis hacerlas del tamaño que os apetezca, así que, si queréis con cucharilla, pues con cucharilla). No hace falta darles forma de bola ni aplastarlas ni nada. Luego ellas en el horno cogen forma de galleta. Hay que dejar espacio entre ellas, que en el horno se expanden bastante. Yo, de hecho, como las he hecho grandecitas, las he puesto en tandas de 6. 



Las tenemos 10 minutos en el horno, sacamos, dejamos un momento reposar y las pasamos a una rejilla a acabar de enfriar.

Podéis dejarlas en el horno medio minuto menos y que estén más blanquitas y tiernas al sacar o un minuto más y que queden más doraditas y duritas. Para gustos. 

Para guardarlas, en un recipiente hermético. Os durarán unos 3 días aunque dudo mucho que duren tanto....

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día. 

Besos, 
Ane

martes, 20 de marzo de 2018

PALMERITAS DE CHOCOLATE ESTILO "MORATA"

Hola a todos!

Ya tenemos receta nueva. Esta vez dulce, que ya toca.

Tengo una amiga (hola Virgi!!!) que vive en Madrid y el otro día me escribió para contarme que sabía de una receta de palmeritas súper ricas que deben ser típicas de la zona de Morata de Tajuña. Y me proponía hacer la receta y así ponerla luego en el blog. 

Así que le he hecho caso, he probado a hacerlas en casa y, efectivamente, están muy ricas. Son unas palmeritas de hojaldre, de las de toda la vida, pero están bañadas en almíbar de miel y llevan cobertura de chocolate por encima. 


Seguramente, si hay alguien de Morata que esté leyendo esto, me dirá que no es la receta exacta. Y, probablemente, tendrá razón. Nunca he estado en Morata y nunca las he probado pero, navegando por internet, he leído varias recetas y he hecho lo que yo me he imaginado como más aproximado. Eso sí, gentes de Morata, si tenéis a bien enviarme una cajita de palmeras para que yo pruebe la receta original, encantada de la vida!

INGREDIENTES (para unas 15 palmeritas):

Para las palmeritas: 
  • 1 placa de hojaldre (esta vez era redondo) 
  • 70 g de azúcar 
  • 30 g de mantequilla ( o menos incluso, lo justo para pintar un poco el hojaldre con un pincel)
Para la cobertura:
  • 250 g de chocolate negro para repostería 
  • 50 g de mantequilla 
  • 50 ml de leche 
Para el almíbar:
  • 200 ml de agua 
  • 150 g de azúcar 
  • 50 ml de miel 

Precalentamos el horno a 180°.
Extendemos el hojaldre. Cortamos un poco los bordes para hacerlo más rectangular. Lo pintamos un poquito con mantequilla, para lo cual debe estar muy blandita. Echamos azúcar por toda la superficie y pasamos un rodillo para que se incruste bien en el hojaldre.
Hacemos una marca en la mitad del hojaldre y lo enrollamos por los dos lados, desde fuera hasta dentro, hasta llegar con cada lado a la mitad. Espolvoreamos de nuevo con un poco de azúcar y pasamos el rodillo. Volvemos a doblar de fuera hacia adentro. Espolvoreamos por última vez y hacemos el último doblez (que esta vez ya sólo es poner uno de los lados encima del otro).

Cortamos el hojaldre en trocitos de entre 1 o 2 cm. Esto es un poco al gusto. Se pueden cortar cogiendo la medida de un dedo o hacerlas más gorditas. Yo las he hecho de 1 dedo de grosor.
Las ponemos en la bandeja del horno separaditas y les abrimos un poquito los dos lados de arriba. Os dejo foto. 

Las dejamos reposando una media hora en el frigorífico. 

Después las metemos al horno unos 15 minutos o hasta que veamos que están doradas.

Si veis que sale como aceite, es la mantequilla que se va derritiendo. Por eso, es mejor no echar mucho, solo pintar un pelín. Aun así, aunque en el horno parece que va a quedar fatal, luego salen bien.

Sacamos y dejamos enfriar.


Mientras tanto, podemos ir haciendo el almíbar, que es tan sencillo como poner en un cazo el agua, el azúcar y la miel y ponerlo al fuego. Cuando empiece a hervir, bajamos un poco el fuego y lo dejamos unos 10 minutos, más o menos, a fuego medio-alto.

Cuando las palmeritas estén frías, las bañamos en el almíbar (que no esté muy caliente tampoco) y dejamos sobre una rejilla para escurrir el almíbar que sobra.

Mientras tanto podemos ir haciendo la cobertura de chocolate. En otro cazo, ponemos el chocolate troceado con la mantequilla y la leche y con el fuego bajo, vamos removiendo mientras se va deshaciendo. En cuanto esté deshecho, quitamos del fuego,


Con este chocolate bañaremos las palmeritas enteras o parcialmente, como he hecho yo. Las dejamos reposar para que se enfríe el chocolate.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Besos, 
Ane

lunes, 12 de marzo de 2018

BERENJENAS RELLENAS DE ATÚN

Hola a todos!

Empezamos la semana con receta en el blog! Ya he acabado el intensivo de inglés que estaba haciendo y, aunque seguiré haciendo cosillas por mi cuenta, espero poder ponerme a tope con el blog y poner más recetas de las que estaba poniendo estas últimas semanas.

Antes de empezar, comentaros también que voy a usar el Instagram Stories para colgar el “paso a paso” de algunas recetas, sobre todo aquellas que no sean ni muy largas ni muy complicadas. Tampoco es plan de saturar el Stories con millones de vídeos. Lo bueno que tiene el Instagram Stories, además, es que puedes guardar los vídeos de las recetas en tu perfil y se quedan ancladas allí hasta que tú quieras para que la gente pueda verlos siempre.

Así que ya sabéis, además del blog, de vez en cuando pasaos por mi perfil de Instagram para ver los vídeos de algunas recetas! La que os voy a contar ahora ya la tenéis en los Stories destacados en mi perfil

BERENJENAS RELLENAS DE ATÚN



INGREDIENTES:
  • 2 berenjenas 
  • 2 latas de bonito (52 g de peso escurrido cada una) 
  • 1 cebolleta 
  • Unos 80 g de tomate frito 
  • Sal 
  • Aceite 
  • Pimenta negra 
  • Comino 
  • Queso 
Cortamos las dos berenjenas a lo largo y les hacemos unos cortecitos en diagonal por toda la carne, casi hasta el fondo, pero sin traspasar la piel.


Podemos hacerlas en el horno o en el microondas. Yo las he hecho en el microondas y las he tenido entre 6-7 minutos a máxima potencia. En el micro se tarda menos pero sí que es verdad que tengo que hacerlas por tandas porque no me caben todas a la vez. Lo ideal sería ponerlas en un plato y taparlas con las tapas especiales que hay para los microondas.

En algunos sitios leeréis que se puede tapar con papel film y, de hecho, yo alguna vez lo he hecho así. Pero ya os aviso que aunque la berenjena queda bien, el papel se puede quedar pegado al plato (para siempre ya). A mí me ha pasado! Al ser varios minutos de cocción, pues supongo que será por eso.

Cuando tenemos las berenjenas hechas, con la ayuda de una cuchara, sacamos la carne y la reservamos.

En una sartén echamos un poquito de aceite y ponemos a pochar la cebolleta que hemos picado previamente. La tenemos a fuego medio unos minutos hasta que esté un poquito hecha y después le añadimos la carne de la berenjena. Normalmente, como ya está blandita, se va deshaciendo poco a poco en el fuego, pero si queréis podéis picarla un poco antes de echarla.

Lo tenemos 2-3 minutos más al fuego, vamos removiendo y añadimos después el bonito. Salpimentamos.

Mezclamos un poco para que se integre todo bien y añadimos el tomate y el comino. Las cantidades de la especias las echo un poco a ojo más o menos. De pimienta habré echado como 1/2 cucharadita y de comino ¼ (pero al gusto, ya sabéis).

Dejamos que se haga unos minutos.


Mientras tanto, preparamos una bandeja de horno con papel para horno y ponemos las 4 berenjenas y ponemos el horno a calentar con la función de gratinar.

Rellenamos las 4 berenjenas con la mezcla que hemos hecho y rallamos un poco de queso por encima.

Metemos al horno hasta que veamos que está gratinado, sacamos, emplatamos y comemos!!!!

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,
Ane

miércoles, 28 de febrero de 2018

EMPANADA DE ATÚN FÁCIL

Hola chic@s!

Hoy he hecho una receta que hacía tiempo que tenía pendiente. Es una receta que lleva un ratito pero es muy fácil. Tenía muchas ganas de probarla en casa, pero bueno, como me pasa con muchas otras recetas, se me ha ido quedando en el tintero hasta hoy.

Hoy hemos hecho EMPANADA DE ATÚN FÁCIL.


Y digo fácil porque la he hecho con hojaldre comprado. Y eso lo hace más fácil y más rápido.

Es una receta riquísima, así que no me enrollo más y vamos a por los ingredientes.

INGREDIENTES
  • 2 planchas de hojaldre rectangulares 
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolleta y media
  • 2 dientes de ajo
  • 4 latas de atún (unos 50 gramos cada una de peso escurrido)
  • 2 tomates
  • sal, aceite y pimentón dulce
Picamos los pimientos, la cebolleta y el ajo y lo ponemos todo a pochar en una sartén. Echamos sal al gusto (tampoco os paséis, ya rectificaremos luego si es necesario). Esta es la parte que más tiempo lleva. Yo lo he hecho a fuego medio, así que necesita un ratito para que quede bien pochadito.

Cuando esté casi hecho del todo, echamos una cucharadita de pimentón dulce y los tomates en daditos, a los que previamente hemos quitado piel y semillas.

Dejamos que se haga unos minutos más.

Echamos el atún, que hemos escurrido previamente.

Removemos un poco, que quede todo bien ligadito y ya está.

Colamos el relleno ( con un colador) para quitar todo el líquido que podamos (y guardamos ese líquido, que luego lo vamos a utilizar).



Precalentamos el horno a 180° (o lo tenemos precalentado un ratito antes).

Extendemos una de las placas de hojaldre. Yo le paso siempre un rodillo para dejarla un poco más finita. Ponemos todo el relleno sobre el hojaldre y dejamos libres un par de centímetros por cada lado.

Ponemos el otro hojaldre por encima (que previamente también he extendido un poco con el rodillo) y, con los dedos, sellamos bien todos los lados (con los dos centímetros que habíamos dejado libres).

Ahora sólo nos queda pintar y hacer la chimenea.

La chimenea es un pequeño agujero que hacemos en el centro de la empanada para que salga el vapor cuando la metemos en el horno. Se puede hacer de mil maneras. La más sencilla es hacer una crucecita en el centro y abrir cada una de las esquinitas hacia fuera ( hay maneras estéticamente más bonitas quizá pero esta me resulta la más fácil).


Por último, antes de meter al horno, la pintamos. Yo normalmente suelo pintar las empanadillas y recetas con hojaldre con huevo batido. Pero esta vez he seguido la idea que vi en el blog de Javi Recetas de pintarla con el líquido que nos ha sobrado (y que habíamos guardado) al hacer el relleno. Es cierto que no queda tan doradita pero está súper rica!

La metemos al horno y, exactamente, yo lo he tenido 35 minutos. Pero vais viendo (como siempre) y cuando pase ese tiempo (o esté doradita), sacamos, dejamos enfriar y emplatamos!

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 
Ane




miércoles, 21 de febrero de 2018

BURRITOS DE TORTILLA RELLENOS

Hola! Qué tal estáis todos?

Hoy os traigo una idea más que una receta. Que, de vez en cuando, también viene bien tener ideas facilitas para cuando, por ejemplo, no tienes mucho tiempo para hacer la cena pero te apetece cenar rico y bonito y no hacerte un bocata de lo primero que pilles (que, por otra parte, tampoco está mal comerte un bocadillo de vez en cuando).

Vamos a hacer unos BURRITOS DE TORTILLA RELLENOS.


Y no os pongo en el título qué tipo de relleno porque se puede hacer con lo que más rabia os dé. En concreto yo, esta vez, los he rellenado de salmón ahumado, queso crema y eneldo. Pero, si me seguís en Instagram, veréis que hace un tiempo también los hice de bonito, queso y pavo.

Aquella vez los hice un poco a modo de prueba a ver qué tal quedaban y, como me gustó la idea, aquí traigo mi idea de BURRITO DE TORTILLA.

INGREDIENTES (para cada burrito):
  • 1 huevo
  • Aceite
  • Sal
  • Salmón ahumado (yo puse un sobrecito de salmón por cada burrito)
  • Queso crema (al gusto)
  • Eneldo (al gusto)

Lo único un pelín complicado en esta receta es conseguir hacer una tortilla finita que luego podamos enrollar.

Para cada burrito bato un huevo y le echo sal al gusto.

Para hacerlo utilizo una sartén de unos 22 centímetros de diámetro. Echamos aceite lo justo para empapar todo el fondo y que no se pegue. Ponemos a fuego medio y, cuando esté caliente, echamos el huevo. Lo extendemos para intentar que quede una capa lo más fina posible y, cuando ya no quede casi nada líquido, llega el momento de dar la vuelta.

Y aquí habrá tantas maneras como personas en el mundo, jaja. Yo me ayudo de una espátula de silicona y una espumadera para levantarla y luego incluso con las manos le doy la vuelta. A veces, al ponerla del otro lado, se queda un poquito doblada. Así que estiradla lo antes posible, antes de que se os quede pegada. Y eso es todo. Tardáis menos en hacerlo que yo en contároslo.

En este caso, le he puesto salmón ahumado, le he extendido un poco de queso crema y he echado eneldo. Después hacemos un rollito, echamos un poquito más de eneldo y a comer!


Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 
Ane



lunes, 5 de febrero de 2018

TARTA RED VELVET

Buenas a todos!!!!

Que sigo viva!!!

Ya podéis perdonar que no esté publicando como hacía hasta ahora, pero estoy haciendo un curso intensivo de inglés y entre eso y las demás cosas del día a día, tengo menos tiempo. Así que en las próximas semanas publicaré siempre que pueda. Pero no me comprometo a que sea mínimo una vez por semana, porque no sé si va a ser posible.

De todas formas, ya sabéis que en Instagram (y, en menor medida, en Facebook) publico prácticamente cada día fotos de mis platos, algunas recetas, sitios a los que voy, etc. Así que ya sabéis, a haceros una cuenta de Instagram pero ya!

La receta que os traigo hoy tenía pensada hacerla para el blog desde hace tiempo, pero es que además, ahora, viene genial de cara a San Valentín.

Es una TARTA RED VELVET. Es perfecta para cualquier momento porque está riquísima pero para San Valentín queda genial por su color rojizo.


No os voy a mentir. Esta receta ni la he adaptado ni nada. Es directamente una receta de un libro de Alma Obregón. Pero, desde la primera vez que la hice, me pareció tan rica que… ¿para qué cambiarla? ¿Para qué hacer pruebas si esta está de lujo? También os digo que con la comida salada me arriesgo más a cambiar ingredientes o poner más o menos de algo y suele quedar rico. Pero con la repostería es más complicado. Y esta receta está genial. Así que, aunque no sea mía para nada, yo la comparto con vosotros y os animo a hacerla.

INGREDIENTES para el bizcocho:
  • 120 ml de aceite de oliva suave
  • 320 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de cacao sin azúcar (yo he usado de la marca Pedro Mayo)
  • ½ cucharadita de colorante rojo (yo he usado el color Ruby de la marca Sugarflair. En la receta original pone 1 cucharadita pero con media a mí me queda ya bastante rojo)
  • 3 cucharaditas de aroma de vainilla Vahiné
  • 250 ml de leche entera
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • 300 g de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco
Con estas cantidades, sale una tarta de 3 capas. Necesitaréis 3 moldes redondo de unos 18 cm de diámetro (o 1 y lo vais limpiando cada vez que hagáis una capa).

Tamizamos la harina junto con el cacao y reservamos.

Echamos las dos cucharaditas de zumo de limón en la leche y reservamos unos minutos.

Batimos el aceite junto con el azúcar y los huevos hasta que estén bien integrados. Cuando esto ya esté, vamos añadiendo la mezcla de harina y cacao y la mezcla de leche y limón alternativamente, hasta que esté todo bien mezclado.

Ponemos en un vasito el vinagre con el bicarbonato y, cuando empiece a echar burbujas, lo echamos a la mezcla y batimos un poco.

Después echamos el colorante rojo y la vainilla y volvemos a mezclar.

Ponemos la masa en los moldes y los metemos al horno que previamente hemos precalentado a 180°. Yo los he tenido unos 25 minutos cada uno.

Sacamos, dejamos que se enfríe un poco y desmoldamos.

INGREDIENTES para la crema:
  • 125 g de mantequilla
  • 300 g de azúcar glacé
  • 125 g de queso tipo Philadelphia
  • 1,5 cucharadas de leche
Tamizamos el azúcar y lo batimos bien junto con la mantequilla (que debe estar blandita). Cuando esté bien mezclado añadimos el queso (que debe estar frío). Y batimos hasta que esté bien incorporado todo.

La leche la podéis echar al final o antes del queso. O incluso no echarla. Depende de cómo veáis que está quedando la crema. A veces es útil para ayudar a batir y que quede más blandita. Si queréis que quede más densa, podéis no echarla y listo.

Con estas cantidades os llegará más o menos para echar una capa de crema entre los bizcochos y también en la parte de arriba. Si queréis cubrir la tarta entera deberéis hacer más cantidad.


MONTAJE DE LA TARTA

Yo lo que hago es igualar 2 bizcochos con una lira (cortarlos para que queden más planitos por arriba) pero, si no tenéis, podéis hacerlo con un cuchillo. Sobre todo hacedlo si han quedado un poco abombados por arriba. Si os quedan planitos, no haría falta hacer nada (si os quedan planitos, me contáis como lo hacéis por favor, jaja).

Pongo el primer bizcocho sobre una base de cartón (podéis ver en las fotos que la mía era plateada). Echo crema, pongo el segundo bizcocho, echo crema, y pongo el último. Este último no importa si no lo igualáis a los otros porque ya no hay ninguno más que vaya encima y no tiene que “encajar” con otro. Encima de este último ponemos más crema. Y con el sobrante de bizcocho que tengo de haberlos cortado para igualarlos, rallo un poco y echo por encima (esto último es meramente decorativo, no es necesario hacerlo para nada).

Y ya está! A comer!!!!

Ah! Recordad que esta crema deber guardarse en frío. Así que guardad en la nevera si no la vais a comer al momento tanto la crema sola como si ya la habéis puesto en la tarta.



Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Besos,
Ane