jueves, 31 de agosto de 2017

SALMOREJO

Hola a todos!!!

Ya estoy aquí de nuevo!!!

El finaaaaal del veraaaano… Bueno, realmente, el verano no ha acabado pero como si así fuera casi casi.

Empieza septiembre y empiezan los nuevos propósitos. Los que me seguís por Instagram (que es la red que más uso y a la que estoy totalmente enganchada) ya visteis los propósitos que puse en el Stories: hacer recetas más “healthies”, tanto para el blog como para el día a día (no significa que no vaya a volver a hacer tartas, eh, todos tranquilos!), retomar idiomas, volver a hacer algo de ejercicio... Seguro que estos dos últimos muchos de vosotros también los tenéis en vuestras listas. Y algunos otros más.

La receta que os traigo hoy es una de mis favoritas sobre todas las cosas: el salmorejo. Me podría comer 1 litro al día. Me rechifla.


Y además es una receta bien fácil, tiene muy pocos ingredientes y no conlleva mucha preparación.

Casualmente, la semana pasada mi suegro me trajo unos tomates de su huerto y, como no los habíamos usado aún, pues este salmorejo es “Made in tomate de Erandio”.

INGREDIENTES (para dos personas):
  • ½ kilo de tomates maduros
  • 100 g de pan de telera o un pan de masa blanca, con miga, a poder ser del día anterior
  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra
  • ¼ de un diente de ajo. Hay gente que le echa más, pero en mi casa no gusta tanto que sepa demasiado a ajo. Bueno, a mí me da igual, me lo podría comer con ajo, sin ajo…
  • Sal
El salmorejo, en realidad, aunque sigas unas pautas, es una receta que se puede variar, puedes echar más o menos cantidad de cada cosa. Es cuestión de ir probando el sabor y ver también la textura que va teniendo. Y luego también quedará diferente en función de qué tomates uses, qué tipo de pan, etc. De hecho, esta vez, a mí me ha quedado diferente a la última vez que hice y creo que ha sido por el tipo de pan, debería haber tenido un poco más de miga…

En este tipo de recetas que llevan tan pocos ingredientes es importante que sean de buena calidad.


Lo primero que hacemos es lavar los tomates. Los cortamos en 4 trozos cada uno. Yo no he quitado la piel pero, al cortarlos, si he visto que tenían algún trocito duro en el centro, eso sí lo he quitado.

Los echamos en el vaso de la batidora (la batidora normal de toda la vida) y trituramos.

Después, como no le hemos quitado piel ni pepitas, si queréis que os quede mucho más fino, tendremos que colarlo.

Partimos el pan en trozos pequeños. Podemos echarlo en el tomate directamente y triturar. Si está demasiado duro, lo dejamos unos minutos en el tomate para que se ablande y después trituramos.

Echamos el ajo, el aceite y una pizca de sal (podemos ir rectificando después).

Trituramos todo hasta que consigamos la textura deseada.

Y guardamos en la nevera unas horitas para que esté fresco.

A la hora de comerlo, podéis echarle por encima un huevo cocido o virutas de jamón.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.


Un beso
Ane

viernes, 4 de agosto de 2017

BIZCOCHO MARMOLADO CON CHOCOLATE

Hola a todos!

Probablemente este sea mi último post hasta septiembre. Y si no es el último, el penúltimo.

La semana que viene estaremos fuera de vacaciones y la semana de fiestas de Bilbao (la del 21 de agosto), pues eso, son fiestas de Bilbao!! No creo que me dé mucho tiempo a hacer recetas.

Entre una cosa y otra, hay algunos días por medio que quizá me diera tiempo a hacer una pero como no estoy segura, contemos con que esta es la última hasta después de vacaciones.

La que os traigo hoy no es muy veraniega que digamos, por aquello de que hay que encender el horno, pero es muy fácil y rica.

Es un bizcocho marmolado con chocolate. Los bizcochos marmolados son esos que tienen masa de dos tipos y, al mezclarlas, queda por dentro de dos colores. Depende de cómo lo mezcles antes de meter al horno, tendrá un dibujo u otro por dentro al partirlo después.


He visto bastantes recetas por aquí y por allá, y por ahora, esta de María Lunarillos me ha convencido, aunque he echado un pelín más de chocolate

INGREDIENTES:
  • 150 g de mantequilla sin sal
  • 200 g de azúcar
  • 4 huevos tamaño L
  • 50 g de leche entera
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 250 g de harina 
  • 1 pellizco de sal
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 20 g de cacao en polvo sin azúcar 
Precalentamos el horno a 180-200°. Yo lo he tenido casi todo el rato a 190. Es lo que tienen los hornos, que a veces van un poco por libre, da igual como los pongas.

Por un lado, batimos el azúcar con la mantequilla, que debe estar blandita.

Cuando esté bien mezclado, vamos añadiendo los huevos, uno a uno, sin dejar de batir. Hasta que no quede bien mezclado el que hemos echado, no ponemos el siguiente.

Echamos la leche y la vainilla y mezclamos bien.


Echamos la harina junto con la levadura y la sal, que previamente hemos tamizado. Yo, en este paso, primero he mezclado un pelín con mi batidora-amasadora y después lo he hecho a mano con una espátula de silicona, que si lo bates mucho con la máquina se baja demasiado la mezcla.

Después, separamos un tercio de esa masa y le echamos el cacao y lo mezclamos bien. Este paso también lo he hecho a mano con la espátula.

Preparamos el molde para meter al horno. Yo he usado un molde alargado tipo plum cake de unos 30 cm de largo. Le he echado spray desmoldable y encima le he puesto unas tiras de papel de horno para que luego sea más fácil desmoldar tirando de ellas.

Echamos la mezcla clarita en el molde. Extendemos un poco. Y después echamos la del chocolate. Extendemos un poco y, con un cuchillo o el mango de cualquier cubierto, mezclamos un poco las dos masas para que haga como un dibujo por dentro y al partir queden mezclados los colores.

Metemos al horno. Yo lo he tenido 42 minutos.

Id mirando poco a poco y meted un palillo o lo que tengáis para ver si sale limpio o no. Yo lo he tenido que meter un par de veces antes de sacarlo porque me parecía que estaba crudo aún (la receta original ponía de 30 a 40 minutos pero ya veis que cada horno es un mundo).


Lo sacáis, lo dejáis que enfríe un poco, desmoldar y a comerrrrr!!!!!

Si no nos vemos por el blog hasta septiembre, disfrutad del verano! Aun así, sobre todo en instagram (y en Facebook algo menos) seguiré poniendo cositas casi todos los días.

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.

Un beso
Ane